Categoría | General

Convierte tu web en una aplicación móvil

“La web está muerta.” Esta fue uno de las afirmaciones más revolucionarias de 2011 en Internet que se lanzó desde Wired.

Como dicen en el artículo, cada vez se pasa más tiempo en Internet, pero no navegando por diferentes webs que veíamos antes, sino  a través de aplicaciones.

La explicación es sencilla, con el aumento de las conexiones en los dispositivos móviles, las aplicaciones han desplazado a las webs en las pantallas pequeñas.

¿Significa esto que nuestra web, en la que hemos dedicado tanto tiempo y esfuerzo para subir nuestros productos, para diferenciarnos de todos, ya no sirve de nada?

Por suerte no, este esfuerzo es muy válido y útil, porque a pesar de lo anterior la web sigue teniendo un gran peso. Y lo mejor de todo, podemos transformar nuestra web en una aplicación móvil sin demasiado sufrimiento.

Para ello, existen diferentes servicios que transforman nuestra web en aplicaciones para Android o iOS, los sistemas operativos dominantes en el mercado de las aplicaciones. Aunque necesitamos saber algo de inglés para poder hacer la conversión.

AppGeyser

Utilizando sus servicos con tan sólo unos clics podemos generar la aplicación de Android de nuestra web a partir de la url. En el vídeo podéis ver cómo funciona.

Tenemos también otras opciones en las que podemos convertir nuestra web a aplicaciones de Android, iOS y Windows Phone. Así, podremos aprovechar y preparar en un mismo sitio las aplicaciones que necesitamos.

AppMakr

AppMakr nos ofrece la posibilidad de crear una aplicación para iPhone, con posibilidad de poder personalizar el diseño y la opción de poder ganar algo de dinero a través  de publicidad en la misma aplicación.

En el siguiente vídeo podéis ver cómo funciona y lo que podemos conseguir, esta vez, centrado en aplicaciones para iOS.

AppsBuilder

Es otra opción en la que podemos además crear una aplicación de nuestra web para Chrome, el navegador de Google. Podemos elegir la opción gratuita en la que se mostrará publicidad, y una versión de pago en la que no se mostrará publicidad. En el siguiente vídeo podéis ver lo que podemos llegar a hacer.

Escrito en GeneralComentarios (8)

Una cámara bajo el mar, una red social y un final feliz.

Son muchas las voces que se alzan en contra de las redes sociales porque piensan que sirven para aislar a la persona y gradualmente se está perdiendo el cara a cara.

Con las redes sociales lo que se ha conseguido es un cambio en la forma en que nos comunicamos. Ya no es necesario compartir el sofá para ver el mismo vídeo, o pasarse album para las fotos de las vacaciones. Todo eso puede hacerse ahora sin compartir tiempo ni espacio.

Podemos así también ampliar nuestra red de contactos. O si no tanto las personas que tratamos directamente, sí que nuestro mensaje llegue más lejos. Hace un par de años la distancia entre cualquier persona del planeta era de 6 puntos, hoy debido a Facebook se ha reducido a 4,74.

Esto ha hecho posible historias en las que podemos ver que que la tecnología no ha aislado al hombre. Al contrario, le ha ayudado en un buen propósito.

Un ejemplo de ello es la historia protagonizada por Markus Thompson, un fotógrafo profesional que haciendo fotos submarinas encontró una cámara de fotos Canon en el fondo del mar en el puerto de Deep Bay, en Canadá. Markus rescató la cámara y pudo acceder a la tarjeta de memoria. Pudo ver unas fotos familiares y rápidamente sin pensarlo en su perfil en Google + comenzó a buscar al dueño de la cámara para devolverle la tarjeta, y con ella, una parte de sus recuerdos.

En menos de un día, Markus consiguió localizar al dueño y devolverle su tarjeta. Con la alegría que supuso para el mismo Markus, el dueño de la cámara y los usuarios que colaboraron a ello en la red social.

Foto de la cámara por Markus Thompson – https://plus.google.com/104277202662943073951/posts

Otro ejemplo de la utilidad de las redes sociales para luchar contra los delitos y encontrar a quienes los perpetran.

El propietario de un restaurante en Melburne, Australia lo sabe bien. Después de que unos jóvenes se fueran sin pagar, se puso manos a la obra y tras consultar unos perfiles en Facebook localizó a unos de los jóvenes. El propietario del restaurante contactó con el jefe del joven, que curiosamente trabajaba también en un restaurante, lo que supuso su despido inmediato. Tras esto, el joven, avergonzado, pagó la factura pendiente.

Parece ser que las redes sociales son un medio más para canalizar las ganas de ayudar del ser humano, dando lugar cada día a historias que devuelven la confianza en los demás.

Escrito en GeneralComentarios (3)

Mini mejor que pequeño

La obsesión por las cosas pequeñas nos lleva cada día a ver cosas más útiles y sorprendentes. Hoy el turno le toca a Cotton Candy un prototipo de miniordenador del tamaño de un pendrive creado por FXI.

Sólo tiene dos conexiones un puerto usb y otro hdmi, entrada y salida respectivamente. Y además se puede conectar por bluetooth y wifi. Tiene también un lector de tarjetas micro sd que hace las veces de disco duro. Aunque teniendo la opción de trabajar en la nube no será necesaria demasiada memoria.

Para poder usarlo lo único que necesitamos es una pantalla con un puerto usb a la que poder conectarlo, pues se alimenta del aparato en el que se conecta.

Y como complemento para poder escribir desde cualquier lugar, tenemos iPazzPort un miniteclado bluetooth que no ocupa mucho más que una tarjeta de visita y que podremos llevar cómodamente en el bolsillo junto al Cotton Candy.

Aunque tenemos ordenadores ya en el mercado no mucho más grandes que una caja de bombones, el Cotton Candy les deja atrás. Sin cables, sin enchufes… ¡y realmente fácl de llevar!

Y también nos deja la posibilidad de aprovechar mucho mejor el espacio. Por ejemplo, podemos utilizar el espacio que ocupan nuestros ordenadores actuales, para poner unas plantas, que siempre dan un toque de alegría.

 

Escrito en GeneralCommentarios (1)

Navega seguro desde tu dispositivo móvil

Con la masificación de los teléfonos móviles, fue necesaria la introducción de nuevas funciones que hicieran destacar los modelos sobre los de la competencia.

Poco a poco llegaron el aviso por vibración, el color aterrizó en las pantallas, se eliminó la antena exterior, el Bluetooth hizo posible la conexión a otros dispositivos…  y ahora, con la posibilidad de conectarnos a Internet a través del móvil ha cambiado no sólo el diseño o las características técnicas de los dispositivos, sino también la forma en que lo utilizamos, nos comunicamos e incluso compramos, incluso el nombre, pues ahora al móvil se le llama smartphone.

Para hacernos una idea del estado actual del volumen de datos y negocio de Internet móvil, podemos echar un vistazo a este estudio de Cisco, según el cual, entre 2010 y 2015 el consumo de Internet en dispositivos móviles (smartphones y tablets), crecerá un 92% anual en el caso de los smartphones. Si hablamos de las tablets, la cifra, hay que agarrarse, podría ser 206 veces mayor de la actual.

Está previsto que exista una conexión móvil por cada habitante del planeta en apenas 5 años, con lo que, si los calculos no fallan estaríamos hablando de 7.200 millones de dispositivos móviles conectados.

En 2015 habrá un dispositivo móvil conectado por cada habitante del planeta.

Ante tal avalancha y debido a que aún es un hecho que está comenzando, hay ciertas precauciones que deben ser tenidas en cuenta, pues los ciberdelincuentes han descubierto en smartphones y tablets un paraíso en el que cometer sus fechorías.

Por este motivo debemos cuidar al máximo seguridad a la hora de utilizar esas conexiones. Pues estamos acostumbrados a utilizar programas para protegernos cuando usamos nuestros ordenadores personales, pero ¿lo estamos cuando navegamos desde nuestros smartphones y tablets?

Por un lado debemos tener en cuenta las amenazas que vienen del mismo Internet, como virus, para los que podemos elegir diversos programas antivirus en función del sistema operativo de nuestro dispositivo. En el caso de Android podemos optar por Kaspersky Mobile Security. O si somos usuarios de iOS podemos instalar VirusBarrier.

Otra amenaza que nos acecha es el malware oculto en las aplicaciones que tenemos disponibles en las tiendas de aplicaciones de los sistemas operativos. Siendo más segura la de iOS que la de Android, debido al mayor control al que someten a los desarrolladores.

También debemos asegurarnos de que los enlaces que abrimos hacen referencia a sitios conocidos o no son sospechosos, así como comprobar el remitente de los correos que nos llegan. En todo caso no abriremos los que tengan remitentes, enlaces o archivos que nos parezcan sospechosos.

Con los dispositivos móviles está cambiando nuestra forma de comprar. Ahora podemos comprar desde cualquier lugar y en cualquier momento. Por ello, debemos ser cuidadosos a la hora de elegir la forma en que pagamos. Algunos bancos y aplicaciones permiten pagar de forma segura a través de sus propias aplicaciones, como Google con su Google Wallet. Así que podemos elegir la que más nos convenza o mejor se adapte a nuestras necesidades.

No podemos tampoco olvidarnos de los más pequeños. Muchos niños disponen de un smartphone. Y si ya es complicado controlar el contenido que pueden ver en un ordenador, imaginad en un smartphone… por eso, la mejor herramienta para tener la máxima seguridad es la educación, que va a acompañarles siempre.

Educándoles en el uso responsable tanto de los propios smartphones y tablets, como en el consumo de contenido podemos estar un poco más tranquilos. Pero con la seguridad de los más pequeños nunca nos quedamos tranquilos del todo, así que podemos recurrir a aplicaciones de control de contenidos a los que acceden, igual que en el ordenador de toda la vida.

Es recomendable también el uso de contraseñas para el desbloqueo, conexión a Internet o el uso de determinados servicios que impliquen un riesgo de seguridad. Y por supuesto, utilizar contraseñas seguras y no recurrir a la matrícula del coche, cumpleaños o protagonista de nuestra película favorita.

Siguiendo estas sencillas medidas estaremos un poco más seguros, aunque la mejor medida de todas es el sentido común, el menos común de todos los sentidos.

Escrito en GeneralComentarios (0)

Marketing móvil al alcance de todos.

Hace unos días en otro de nuestros artículos hablábamos de cómo podemos aprovecharnos de la tecnología para trabajar desde casa. Así podíamos disfrutar de una serie de ventajas que la presencia física en la oficina nos niega.

Lo que podemos hacer también, es dejar que esa tecnología trabaje por nosotros. ¿Por qué no montar un servicio de atención al cliente permanente? ¿Por qué no resolver dudas del cliente con un vídeo?

Las posibilidades que nos brinda la tecnología son enormes, y vosotros, como Partners de mitula sois conscientes de ello.

Sobre todo, la tecnología que llevamos en el bolsillo, los smartphones.

El marketing móvil es cada día una variable con más peso dentro de los departamentos de marketing y comunicación dentro de las empresas.

A pesar de que las grandes empresas son las que más se benefician de ello, debido a su capacidad de inversión, las PYMES tienen una herramienta tremendamente efectiva ante sí.

El usuario también ha acogido rápidamente este tipo de marketing y la nueva forma de conexión móvil. España o Inglaterra en la Unión Europea, superan el 30% de penetración de este tipo de dispositivos. En Estados Unidos este porcentaje se dispara hasta el 40%. Y en China se sitúa rozando el 30%.

Y este usuario está deseando poder utilizar su teléfono para encontrar respuesta a sus dudas, preguntas y sobre todo, necesidad de información sobre aquello que va a comprar.

¿Cómo podemos llegar a estos clientes?

En primer lugar, podemos adaptar nuestra página web a este tipo de dispositivos móviles. Una página con menos contenido, en la que sea fácil navegar y que la parte visual sea más importante que la parte textual.

Pero claro, cuanto tengamos al cliente delante del escaparate, éste no va a entretenerse tecleando la dirección de nuestra web en su smartphone.

Es el momento de recurrir a los códigos qr.

Un código qr es un código de barras, que es capaz de almacenar información. Esta información es personalizable y podemos elegir qué queremos que incluya. Una página web, un vídeo, un podcast… las posibilidades son infinitas.

Para generar estos códigos, simplemente tenemos que ir a un generador de códigos qr, introducir el contenido que queremos y hacer clic en generar. Y así podemos crear tantos códigos como necesitemos con los contenidos más apropiados para cada necesidad.

mitula-qr-smartphone
Ejemplo de código qr con el blog de mitula

 Una vez generado, guardamos la imagen que resulta y después podemos incluirla en los anuncios, tarjetas de visita, en la rotulación del coche de empresa, ropa… allí dónde podamos imprimirla.

Para leerla, únicamente necesitamos una aplicación que sea capaz de descifrarla. Por suerte, ya viene instalada en muchos smartphones lo que facilita el proceso.

Y así, podemos conseguir que el cliente pueda ver en el mismo lugar e instante que lea el anuncio, un vídeo con un recorrido virtual por una casa, un álbum de fotos de un coche o las características de la oferta de empleo.

En el caso de que podamos destinar una parte presupuesto al marketing móvil, tenemos la opción de crear nuestra propia aplicación.

De este modo, el cliente puede consultar cómodamente desde su smartphone nuestra variedad de productos. Consultar sus precios, sus características… y en el mejor de los casos, proceder a la compra.

Estas aplicaciones están disponibles en las tiendas de aplicaciones que los diferentes sistemas operativos ofrecen.

El nivel de compromiso e interactividad que se consigue con el cliente es muy alto, pero a cambio, hay que crear una aplicación para cada uno de los sistemas operativos móviles y terminales.

Estas son sólo dos de las herramientas posibles que nos ofrece el marketing móvil para  mejorar nuestras ventas y nuestra relación con el cliente.

En próximos artículos os seguiremos dando ideas sobre cómo utilizar los dispositivos móviles y las posibilidades que nos ofrecen para mejorar nuestra relación con los clientes y mejorar nuestras ventas.

Escrito en GeneralComentarios (0)

El cliente es el centro de todo

¿A quién no se le escapa una sonrisa cuando en la panadería nos dan directamente el pan que queremos sin necesidad de pedirlo? ¿O cuando en el bar nos ponen otro sobre de azúcar porque saben que nos gusta el café muy dulce?

Esto, que es algo tan común para muchos de nosotros, que no nos damos cuenta. Y es la mejor forma de atención que podemos tener.

¿Por qué? Por que nos conocen. La persona que nos atiende al otro lado del mostrador nos conoce. Quizás no sepa nuestro nombre, pero sí cuántas veces compramos, cuánto gastamos, qué compramos…

Con todo ello lo que se consigue es no sólo una atención excelente si no también, el conocimiento necesario para adaptar nuestro negocio a nuestros clientes. Llegando en último término a la fidelización de los clientes, al compromiso con nuestra marca. O como está de moda decir el “engagement”.

Conociendo a nuestros clientes podemos llegar de manera mucha más fácil hasta ellos. Podemos adaptar nuestros productos y ofrecerles los productos que demandan.

Con esto, podemos organizar nuestra cartera de productos en paquetes para diferentes públicos. Con estos paquetes podemos unificar la comunicación, aplicar descuentos comunes… todo lo que se nos ocurra para conseguir nuestro fin último, conseguir la venta.

Muchos de vosotros os estaréis preguntando cómo se puede conocer al cliente. Pues bien, para ello necesitamos conseguir información sobre él.

mitula-conoce-a-tu-cliente
Debemos conseguir que el ciente se comprometa con nuestra marca

No estamos hablando únicamente de cuánto gana, cuántos años tiene, su estado civil, número de hijos… hace tiempo que estas variables dejaron de dar un perfil completo.

Debemos saber también qué le gusta comer, a qué le gusta jugar, si le gusta el cine, cuánto está dispuesto a gastar por ejemplo en un coche, o qué prioridad le asigna a que su casa tenga o no un trastero.

Y para gestionar esta información, podemos recurrir a un software de crm.

¿Qué significa crm? Crm significa, Customer Relationship Management. Y no es otra cosa que poner al cliente en el centro de nuestro negocio. Hacer que todo nuestro negocio sea por y para el cliente.

Para gestionarlo tenemos diversas herramientas, de pago y gratuitas.

Como herramientas de pago, tenemos por ejemplo Dynamics, de Microsoft, y la más conocida, SAP. Para las que hay que destinar no sólo una cantidad de dinero a tener en cuenta, sino también un cierto tiempo hasta que se logra su dominio, pues son herramientas complejas.

Por otro lado, tenemos herramientas gratuitas que nos proporcionan quizás no tantas funcionalidades, pero sí las suficientes para un pequeño y mediano negocio.

Entre éstas, tenemos por ejemplo Molecule una herramienta de código abierto que permite gestionar de manera cómoda nuestros clientes y muchas variables.

Y también tenemos la opción de utilizar Hipergate otra opción gratuita y de código abierto para la gestión de nuestro crm.

Y vosotros, ¿hacéis que el cliente sea el centro de vuestra actividad?

Escrito en GeneralCommentarios (1)

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZHNfcm90YXRlPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzE8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVhLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjViLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzM8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVjLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzEyNXgxMjVkLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX21wdV9hZHNlbnNlPC9zdHJvbmc+IC0gPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2Rpc2FibGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfbXB1X2ltYWdlPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL2Fkcy8zMDB4MjUwYS5qcGc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9tcHVfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX2Fkc2Vuc2U8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfZGlzYWJsZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF90b3BfaW1hZ2U8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzLzQ2OHg2MGEuanBnPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdG9wX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb208L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWx0X3N0eWxlc2hlZXQ8L3N0cm9uZz4gLSBsaWdodGJsdWUuY3NzPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0aG9yPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hdXRvX2ltZzwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jdXN0b21fY3NzPC9zdHJvbmc+IC0gPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fY3VzdG9tX2Zhdmljb248L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vYmxvZy1lcy5taXR1bGEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNi1mYXZpY29uLmljbzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlYXR1cmVkX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgY2F0ZWdvcnk6PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVhdF9lbnRyaWVzPC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgbnVtYmVyOjwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlZWRidXJuZXJfaWQ8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19mZWVkYnVybmVyX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2dvb2dsZV9hbmFseXRpY3M8L3N0cm9uZz4gLSANCg0KPHNjcmlwdD4NCiAgKGZ1bmN0aW9uKGkscyxvLGcscixhLG0pe2lbXCdHb29nbGVBbmFseXRpY3NPYmplY3RcJ109cjtpW3JdPWlbcl18fGZ1bmN0aW9uKCl7DQogIChpW3JdLnE9aVtyXS5xfHxbXSkucHVzaChhcmd1bWVudHMpfSxpW3JdLmw9MSpuZXcgRGF0ZSgpO2E9cy5jcmVhdGVFbGVtZW50KG8pLA0KICBtPXMuZ2V0RWxlbWVudHNCeVRhZ05hbWUobylbMF07YS5hc3luYz0xO2Euc3JjPWc7bS5wYXJlbnROb2RlLmluc2VydEJlZm9yZShhLG0pDQogIH0pKHdpbmRvdyxkb2N1bWVudCxcJ3NjcmlwdFwnLFwnaHR0cHM6Ly93d3cuZ29vZ2xlLWFuYWx5dGljcy5jb20vYW5hbHl0aWNzLmpzXCcsXCdnYVwnKTsNCg0KICBnYShcJ2NyZWF0ZVwnLCBcJ1VBLTYyNzc0OTI2LTQzXCcsIFwnYXV0b1wnKTsNCiAgZ2EoXCdzZW5kXCcsIFwncGFnZXZpZXdcJyk7DQoNCjwvc2NyaXB0PjwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2hvbWU8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2hvbWVfdGh1bWJfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gNTc8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19ob21lX3RodW1iX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMTAwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faW1hZ2Vfc2luZ2xlPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19sb2dvPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL2Jsb2ctZXMubWl0dWxhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzUtYmdfaGVhZGVyLmpwZzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX21hbnVhbDwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbS9zdXBwb3J0L3RoZW1lLWRvY3VtZW50YXRpb24vZ2F6ZXR0ZS1lZGl0aW9uLzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3Jlc2l6ZTwvc3Ryb25nPiAtIHRydWU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG9ydG5hbWU8L3N0cm9uZz4gLSB3b288L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaG93X2Nhcm91c2VsPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3Nob3dfdmlkZW88L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3NpbmdsZV9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSAxODA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfd2lkdGg8L3N0cm9uZz4gLSAyNTA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190YWJzPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3RoZW1lbmFtZTwvc3Ryb25nPiAtIEdhemV0dGU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb191cGxvYWRzPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL2Jsb2ctZXMubWl0dWxhLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzYtZmF2aWNvbi5pY288L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb192aWRlb19jYXRlZ29yeTwvc3Ryb25nPiAtIFNlbGVjdCBhIGNhdGVnb3J5OjwvbGk+PC91bD4=